La literatura de audiencias sin escrúpulos, por Daniel Domenjó

Daniel Domenjó se ha estrenado en la literatura con argumentos novelescos casi fantásticos. Con un arranque trepidante, y un final agotador, desgrana la historia de la relación turbulenta entre Isadora y Jeremías. Ambos podrían ser una pareja de treintañeros cualquiera, residentes en BaIsadora en su laberinto, por Daniel Domenjórcelona, sólo que a ellos les ocurren situaciones demasiado particulares, que costaría reproducir en el mundo real. Lo hermoso de escribir una novela es que puedes crear un mundo propio sin límites de imaginación.

El autor es muy hábil a la hora de crear personajes intrigantes, exóticos, quizás fruto de su experiencia por más de doce años presentando en la televisión a ciudadanos de carne y hueso de lo más variopinto. Domenjó ha visto de todo, y quizás, por eso se guarda lo más inesperado para su novela. Un estafador capaz de convencer a su propia hija (Clara) de fingir una enfermedad terminal, para que se convierta en un espectáculo televisivo, capaz de recaudar millones de euros en cuestión de horas. Una máquina de hacer dinero, sin escrúpulos, haciendo del drama un producto. Y aunque no sea el argumento central de la obra, conecta rápidamente con la experiencia profesional de Domenjó, que en más de una ocasión presentó programas en formato concurso.

La capacidad innata del ser humano para engañar, con el fin de obtener un beneficio, es una constante en las 242 páginas del libro. Al combinar este elemento, con los pasajes que describen el negocio televisado mediante una enfermedad fingida, y posteriormente, la exposición indiscriminada de un sinfín de personas necesitadas, podrían decirnos mucho de las reflexiones que se puede llevar a la cama cada noche un presentador de la televisión.

(…) Gestionábamos las idas y venidas de una auténtica fauna de criaturas con problemas y poco a poco fuimos teniendo la sensación de estar haciendo un bien, una tarea digna y apreciable, más allá de la mentira inicial que la había generado. Incluso mi ex estaba transformado y me sorprendía dando sinceros mensajes cariñosos a los niños enfermos. El dinero seguía abultando la cuenta. En tres semanas, los tres monstruos que habían aparecido en el segundo programa aparecieron también en la televisión italiana. Clara volvió a salir en un tercer programa, con un turbante, con un turbante para cubrirle la cabeza. Otra vez enfermísima, por supuesto, para recuperarse de nuevo pocas horas después. Aún no sé cómo ningún médico se atrevió a denunciarnos.”

El relato se lee rápido, no es literatura densa, más bien, entretenimiento puro. No promete al lector un descubrimiento filosófico, pero sí una oportunidad de olvidar los problemas. Son letras negras que, sutilmente, conducen a la desgracia de su ingenua protagonista.

Título: “Isadora en su laberinto”.

Pan de Letras Editorial, Colección Pan Negro, 2015.

Anuncios



    Comparte tu opinión sobre este artículo...

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: