Archivo para febrero, 2012

Cuando el colega Jaime Cevallos, corresponsal del diario El Universo, me pidió una opinión sobre el #casoElUniverso, no me esperaba la extensa reproducción en el medio ecuatoriano. ¿Cuánto puede importarle a los ecuatorianos mi opinión como periodista radicado en Barcelona? Pero cuando vi las notas relacionadas en el artículo, sobre la reacción en otros países, recordé que en un mundo globalizado la opinión internacional ayuda a crear consciencia local.

Para los que no lo saben, el presidente ecuatoriano Rafael Correa denunció judicialmente hace un año al periodista Emilio Palacio y los directivos del diario El Universo, por un artículo de opinión. El origen de la polémica está en la toma de un hospital de la policía por parte de agentes insurrectos, donde Correa permaneció encerrado por unas horas, hasta que fue rescatado tras un operativo militar de fuego cruzado entre las fuerzas de seguridad. En su artículo, la frase de Palacio que causó la denuncia del presidente fue:

“…por haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente.”

El caso ha tenido un desenlace que no puede dejar indiferente a nadie, sean partidarios o no, del mandatario sudamericano. Cuarenta millones de dólares de multa para el diario y tres años de prisión para Palacio; el director del diario, Carlos Pérez Barriga; así como a sus hermanos, César y Nicolás Pérez.

Di mi opinión al diario El Universo sin conocer la que existe en otros países. Y pude comprobar que tan loco no estoy. Desde la OEA, la ONU, jueces de Brasil, o el Instituto Internacional de Prensa (IPI), manifiestan su preocupación por lo que ocurre en Ecuador. Por eso reproduzco aquí lo publicado el 17 de enero:

Gustavo Franco: “El caso El Universo refleja la escasa independencia del poder judicial en Ecuador”

Las voces de protesta contra la sentencia a diario El Universo siguen proliferando en España. Gustavo Franco, secretario de Medios por la Inmigración del Sindicato de Periodistas de Cataluña, señaló que el caso refleja la escasa independencia del poder judicial en el Ecuador.

“Desde el punto de vista legal, puede crear una jurisprudencia negativa, en contra de los ciudadanos, al situarse el presidente en un tribunal con la ventaja que proporciona todo el peso institucional que ostenta y su capacidad de influir en los jueces”, dijo Franco.

“Me parece que lo más grave es el activismo que está tomando Correa por fomentar este tipo de denuncias en otros países. El presidente ecuatoriano -aseguró Franco- está haciendo una campaña con ruedas de prensa, en sus encuentros con otros presidentes, y hasta hace bandera de su causa por censurar a los medios cuando crea que han emitido una información incorrecta o tendenciosa. Además crea un modelo a seguir de una actuación desproporcionada, pues aunque fuera tuviera la razón, las informaciones imprecisas deben ser compensadas con el derecho a la rectificación”.

Franco dijo que el presidente de un estado democrático debe asimilar la crítica como parte de los valores de esa sociedad, aunque sea mala. “Un gobernante elegido por sus ciudadanos debe saber que el poder lo expone a esto. Otra cosa es en un sistema político que no es democrático, donde la crítica es censurada porque el gobernante no ha sido elegido”.

“En Europa -recordó Franco- los juicios contra periodistas no sorprenden a nadie. Sin embargo, si un presidente se siente agraviado personalmente, debería esperar a dejar el poder para iniciar un proceso contra otro ciudadano. En España, por ejemplo, un periodista jamás iría a prisión por una supuesta difamación. El código establece ya unas penas en este caso, que son una sanción económica, inhabilitación profesional y la debida rectificación en el medio. Jamás la prisión, ni los millones que ha obtenido Correa en esta sentencia”.





A %d blogueros les gusta esto: