Archivo para junio, 2011

¿Es posible ser inmigrante y trabajar para el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol? Sí. Mao Tse-Tung ya explicó de forma admirable las contradicciones más impensables:

La interdependencia y la lucha entre los contrarios existentes en cada una de las cosas determinan su vida e impulsan su desarrollo. No hay cosa que no contenga contradicción; sin contradicción no existiría el mundo.

El alcalde investigado por la Fiscalía de incitar el odio racial, habría sido el personaje idóneo en un cuadro surrealista, en una película de Óscar, una poesía de vanguardia, o una instalación de museo. Pero esta vez, ha sido el motivo de mi encuentro con Muhammad y Akhtar, dos ciudadanos pakistaníes que representan mejor que nadie las ironías de la política. O más bien, el inicio de nuestros próximos quebraderos de cabeza.

Publicado en la edición del 1 de junio, del diario ARA, vale la pena compartir aquí la traducción al castellano de algunas joyas:

“Si tuviera la oportunidad de hablar con Albiol, le diría que esta tierra es de dios, no de él”, explica Muhammad Boota, de 40 años. En el barrio de San Roque, donde vive, casi la mitad de los electores votaron al PP.

“Lo mismo me da trabajar para cualquier partido, pues hemos hecho lo mismo en otros 40 municipios. En cada elección, para diferentes formaciones. CiU, PSC… A fin de cuentas, pude regularizarme cuando gobernaba el PP con José Maria Aznar“, señala el empresario Naïm, para el cual trabajan Muhammad y Akhtar.

“Después de tanto ver la cara del enemigo de las mezquitas, en las cinco mil banderolas, la xenofobia ya les resultó ser una banalidad. “Si pudiera pedir al nuevo alcalde algo para el futuro de mi familia, para que Badalona sea mejor, sólo le diría que me ayude a conseguir trabajo. De mis hijos ya me ocuparé yo”, contesta Muhammad. Luego de recoger el último cartel se ha quedado otra vez en el paro.

Confieso que mi temor fue encontrarme con la negativa de Muhammad y Akhtar a ser fotografiados de frente. A publicar sus nombres. A decir públicamente que están cansados de que se les utilice como arma electoral. Pero qué va. Como se ve en la imagen, están orgullosos de ser los inmigrantes que García Albiol sí necesita.

Anuncios




A %d blogueros les gusta esto: