Hemos actualizado la guía sobre el tratamiento de la diversidad cultural en los medios

Como todo en la vida, lo más difícil será poner en práctica las buenas palabras. Para hacerlo más fácil lo hemos dejado por escrito. Después de 13 años se ha reeditado la “Guía sobre el tratamiento de la diversidad cultural en los medios de comunicación”, en cuya elaboración participé junto a un equipo desinteresado de periodistas: Julià Castelló, Sonia García, Margarita García. También, por supuesto, los autores de la primera edición: Isidre Ramos y Paco Martín.

Seré cruel, pero sincero: la Guía poco o nada interesa a los medios de comunicación. La presentación que se realizó el 4 de noviembre en el Colegio de Periodistas de Catalunya (CPC) no contó con la cobertura por parte de ninguno. Sólo con una excepción: la Agència Catalana de Notícies (ACN). Para explicar el contexto a los extraterrestres, la ACN pertenece al gobierno autonómico de Catalunya. En la mesa de presentación se encontraba Joan Manuel Tresserras, consejero de Cultura y Medios de Comunicación. ¿Habría acudido la ACN sin un cargo público como asistente? Es muy probable que no. Lo digo sin especular. Tampoco tuvimos cobertura de la prensa generalista cuando se realizó la II Jornada de Periodistas de Medios de la Inmigración. Sólo lo hizo algún medio especializado en este ámbito. Afortunadamente existe Internet y los blogs.

La Guía está disponible en formato PDF y pienso que conserva el espíritu inicial de la primera edición. Así que en mis palabras de presentación evité repetir lo que ya está en ella, sino más bien, explica porqué fue necesaria la actualización. Este es un extracto de lo que dije:

“Habían pasado trece años. Muchas cosas han cambiado en Catalunya desde entonces. Para empezar, el título nos decía que este país ya no era el mismo. El anterior manual hacía referencia al “tratamiento de las minorías étnicas en los medios de comunicación social”. Aquellas etnias ahora son más que una minoría: son nada menos que el 18% de los habitantes, la quinta parte de nuestros vecinos.

Así que la etiqueta, como todas, se quedaba corta. Había que adoptar un nuevo concepto para referirse a los nuevos catalanes llegados de otras partes del mundo. Incluso el de sus hijos, muchos de los cuales, navegan en confusas aguas buscando una identidad. Para empezar, ya no se trata exclusivamente de etnias. Algunos son hijos de los catalanes que algún día se refugiaron en tierras lejanas. Otros sí que tienen colores, acentos y costumbres realmente diferentes. En todo caso la conclusión fue que ya no son una minoría.

No nos venía bien hablar de etnias ni minorías. Así que el manual pasó a hablar de “tratamiento de la diversidad cultural” en los medios de comunicación. Esto nos pareció más amplio, más inclusivo, más actualizado. Más ajustado a la realidad de hoy.

En una sociedad donde dos de cada tres nuevos ciudadanos que nacen son hijos de extranjeros, también han cambiado las informaciones sobre ellos en los medios de comunicación. La prensa ahora tiene más responsabilidad, porque la diversidad cultural ha dejado de ser una anécdota, para ser una realidad cotidiana. También los periodistas deben asumir una nueva actitud: en sus manos está la convivencia en armonía de todos los catalanes.

No se trata de ser condescendientes ni paternalistas. Mucho menos de dar la alarma ante cualquier manifestación cultural que evoque nuevas cruzadas contra civilizaciones tan cercanas como la puerta del vecino. Simplemente de ser responsables. Simplemente de responder con sinceridad si buscamos reventar ratings de audiencia, vender periódicos como panes, y escuchar la respuesta atentamente antes de publicar cualquier pieza informativa.

Los análisis realizados sobre los contenidos de los medios de comunicación muestran que las personas consideradas “diferentes”, sean de origen inmigrante o del pueble gitano, aparecen casi siempre como un problema, como una amenaza o como personas a quienes les llegan todas las desgracias. En cualquier caso se denigra su figura como víctimas o victimarios por el mero hecho de aparecer como diferentes. El tratamiento informativo debe ser igual para todos los ciudadanos.

En su función social los medios de comunicación deberían reflejar la composición de la sociedad. Pero lamentablemente esto no es así: sólo un cinco por ciento de los alumnos de primer año de licenciatura en las universidades catalanes son de origen extranjero. La misma mínima presencia se extiende a las redacciones de los medios de comunicación. Defiendo que debe fomentarse la presencia de profesionales de distintos orígenes en estas empresas, porque incorporarlos no es socialmente justo, sino periodísticamente necesario de cara a la calidad informativa y a la aportación de nuevas miradas sobre la realidad.

También hay otra novedad: en la redacción de estas recomendaciones participaron los protagonistas de las noticias que el manual espera orientar. Periodistas de origen extranjero que ejercen su profesión en Catalunya, junto a otros colegas autóctonos, que trabajaron juntos por una misma causa: el periodismo de calidad.”

En la realización de esta guía han participado la Secretaría para la Inmigración del Departamento de Acción Social y Ciudadanía, la Secretaría de Medios de Comunicación del Departamento de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalidad de Cataluña, el Consejo de la Audiovisual de Cataluña, la Mesa para la Diversidad en el Audiovisual, el Plan Integral del Pueblo Gitano, el Centro UNESCO de Cataluña y la Comisión de Periodismo solidario del CPC.

En la imagen desde la izquierda: Gustavo Franco, Joan Manuel Tresserras, consejero de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalitat de Cataluña y Neus Bonet, vice-decana del Colegio de Periodistas de Catalunya.

Anuncios

  1. Dario Paredes

    Excelente guía enhorabuena!..buen análisis y una muy buena exhortación
    para los medios de comunicación.
    ¿Como podría obtener esta guía?

    Gracias!

    Saludos.

  2. Gus

    Realmente es muy acertado tu criterio acerca del manejo de la comunicación, ya no se trata de minorías, sino más bien de diversidades culturales; comparto plenamente ese enfoque diferente pero muy realista.




Comparte tu opinión sobre este artículo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: